Martes 25 de Junio de 2024

MINISTERIO PÚBLICO FISCAL

9 de marzo de 2023

“El Gordo” fue condenado a tres años de prisión por robarle el celular a la vecina y amenazar a su hija

Carlos Orlando Páez, de 25 años, fue declarado reincidente. La investigación estuvo a cargo de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos I del MPF, que conduce Diego López Ávila.

Mediante un acuerdo de juicio abreviado, Carlos Orlando Páez (apodado “El Gordo”) fue declarado culpable de los delitos de robo, amenazas y hurto en grado de tentativa. Durante la audiencia, la auxiliar de fiscal, María Paula Bellomio, oralizó el convenio siguiendo expresas instrucciones del titular de la Unidad Especializada de Robos y Hurtos I del Ministerio Público Fiscal, Diego López Ávila. 

La pena consiste en tres años de prisión de cumplimiento efectivo y fue declarado reincidente al contar con una condena previa (dictada el 5 de noviembre de 2018). “Son hechos graves y  violentos por el carácter vulnerable de las víctimas, recordemos que una de ellas es una menor de tan solo siete años.

Respecto a la extensión del daño más allá de lo material entiendo que implicó un perjuicio psicológico ya que ambas quedaron atemorizadas por lo sucedido, más teniendo en cuenta que el imputado es vecino y se valió de esa circunstancia para llevar adelante sus actos”, afirmó la investigadora. Luego de relatado los hechos (ver abajo), el juez interviniente aprobó el juicio abreviado pleno y el traslado de Páez al servicio penitenciario de Villa Urquiza. 

Los ilícitos 

El primer hecho ocurrió el pasado 11 de enero, a las 04:00 horas, cuando el imputado ingresó, sin ejercer violencia, al domicilio ubicado en calle Anselmo Rojo al 500 de esta ciudad capital. Una vez adentro, el encartado se dirigió a una de las habitaciones donde se encontraba la hija menor de edad de la víctima, recostada, oportunidad que aprovechó para quitarle su teléfono celular para luego darse a la fuga del lugar. Momentos después, y dado que la menor comenzó a gritar, salió la madre para ver lo que ocurría por lo que su hija le contó lo que había pasado con su vecino, a quien pudo reconocer.

Ante esta situación, la progenitora se dirigió al exterior de la vivienda donde lo encontró al sospechoso a quien le reclamó lo sucedido y éste, con intenciones de amedrentarla, le manifestó: “Cuando te agarre ni tus amigos te van a salvar”.

Ese mismo día, siendo las 09:00 horas, el acusado ingresó nuevamente al domicilio de la víctima, siendo que la mujer había salido a hacer una compra quedando en el lugar dos menores de 11 y 12 años de edad. Al entrar y con intenciones de apoderarse de pertenencias ajenas, se dirigió a la habitación de la víctima donde comenzó a revolver las pertenencias que había dentro de un placard cuando fue sorprendido por los menores quienes comenzaron a gritar por lo que el imputado salió corriendo sin lograr su cometido por circunstancias ajenas a su voluntad.

 

 

 

 

 

-

#Escuchá La 97.1 todo el día, hacé click acá📻

#Descarga la App de #RTuc haciendo click acá📲​
-

COMPARTIR:

Comentarios