Lunes 22 de Abril de 2024

  • 20.3º

MUNDO

26 de enero de 2023

Corea del Norte: Pyongyang es confinada por cinco días debido a una "enfermedad respiratoria"

Los residentes de la capital han recibido la orden de permanecer en sus casas de miércoles a domingo y deben someterse a varias pruebas de temperatura cada día

El régimen de Corea del Norte ha ordenado este miércoles el cierre de su capital, Pyongyang, y el confinamiento durante cinco días para todos los residentes después de que se detectara el aumento de una enfermedad respiratoria que circula por toda la ciudad.

¿Covid? El diario NK News, con sede en Seúl y especializado en monitorizar el día a día del vecino del Norte, es quien ha recogido el comunicado del Gobierno de Kim Jong-un, que sin embargo no especifica las características de esa "enfermedad respiratoria" ni hace referencia al Covid. Oficialmente, siempre según los canales de propaganda norcoreanos, el pasado verano el país dio por derrotado al primer y único brote de coronavirus al que ha tenido que hacer frente en toda la pandemia.

Lo que sí dice la información recogida es que los casi tres millones de residentes de Pyongyang, quienes habrían sido alertados hace unos días de los posibles cierres para que hicieran acopio de alimentos, deberán encerrarse en casa y someterse a controles de temperatura varias veces al día. Una medida que llega coincidiendo con una ola de frío extremo que dejará en la capital esta semana temperaturas de 19 grados bajo cero.

Después de 28 meses presumiendo de ser tierra virgen de Covid, aguantando dentro de la dudosa lista de tres países en todo el mundo -junto con Turkmenistán y una pequeña isla de la Polinesia llamada Tuvalu- que oficialmente no habían reportado ningún contagio en toda la pandemia, Corea del Norte reconoció la aparición de su primer brote en mayo de 2022.

PRIMER BROTE

El país asiático, que fue de los primeros en cerrar fronteras, en enero de 2020, pasó en 72 horas de cero positivos a rozar el millón y medio. Aunque desde el régimen hablaban de personas con "fiebre", un eufemismo dada la falta de capacidad que tenían para realizar pruebas de diagnóstico.

Tres meses después, en agosto del año pasado, Kim Jong-un salió pletórico en un discurso anunciando que su país había ganado la batalla a un virus que dejó, según la agencia oficial KCNA, 4,8 millones de infecciones y tan solo 74 muertes en un país donde viven 25 millones de personas, que además estaban sin vacunar cuando estalló el brote porque el régimen nunca habría aceptado las vacunas producidas en el extranjero y no tenían sueros de fabricación propia. No fue hasta el pasado otoño cuando Pyongyang dio comienzo a una campaña de vacunación masiva.

La ermitaña Corea del Norte sigue con todas sus puertas cerradas, prohibiendo todos los intercambios transfronterizos, incluidos el comercio. Se esperaba que este 2023 fuera abriendo paulatinamente sus fronteras con China y Rusia, sus prácticamente únicos socios comerciales de los que depende para resucitar un sistema económico autosuficiente que, durante los últimos tres años de pandemia, se ha ahogado más aún de lo que ya estaba.

 

 

 

Fuente:elmundo

 

--

 

COMPARTIR:

Comentarios